Yo antes de MI

Blog personal

Mi lugar, en donde todo lo que pienso, no puede ser amarrado....

Y solo ella se fue

Escrito por leticia79 06-03-2018 en personal. Comentarios (0)

Ella estaba ahí simplemente con la mirada en la nada, ¿qué pensará?  ¿qué sentirá?, se pregunta un hombre que estaba a su lado. Ya no sabe cómo entenderla. Ya no sabe, llegar a ella. Ella solo se alejó. Y el la siguió, con la esperanza de algún día lograr entenderla, como lo había hecho muchos años antes. El no sabia que ella ya no estaba ahí. Ella desapareció en los silencios, en los miles de intento de entender y de olvidar.  Ella se mezcló con la incertidumbre, con la brisa de la noche. Ella era parte de otro pasado más. Ella, ya no era siquiera, lo que ella misma, había planeado ser. 


APRENDER TERCERA PARTE

Escrito por leticia79 04-03-2018 en personal. Comentarios (0)

Como todo cambio trae algo positivo, en este caso dinero; creí que la estabilidad llegaba para quedarse, pecando de soberbia se avecinaba una cantidad indescriptible “de desastres naturales” para no incursionar en la grosería. Aparece en escena otra persona,  fue una relación tan humillante y cansadora, que la verdad podría resumir esa relación de casi 4 años como la peor vivida hasta entonces. Pero sigo en carrera y que a pesar de que hasta ese momento, mi vida amorosa no ocupaba el lugar de mis mejores recuerdos, supongo que no soy la única, de tener alguna que otra relación que mejor ya ni acordarse y casi que diría saltear en la historia. Así que sigamos, SOY UNA ROMANTICA, esperando como siempre el amor de película, (si ya se no existe, pero quien soy yo o los demás para decirlo ¿no?), porque acá entre nosotros te cuento que aún sigo creyendo en él.

Pero bueno esto no queda aca, tiene razón los que dicen que el ser humano es el único ser que  tropieza dos veces con la misma piedra ¿ y  adivinen qué?.  Retome la carrera de Abogacía, previo haber vuelto a radiología, cursar dos meses y ya no volver. Tampoco crean que en Abogacía dure mucho, para nada debía pedir muchos favores y la verdad a esta  altura de la vida, no se me antojaban los permiso bajo la coerción. En fin otro año perdido.

Llego el día que ya no importo más si estudiaba algo sino lo hacía, total ya tenía trabajo me decía. El problema no era estudiar, el problema y tampoco puedo llamarlo así, era que no sabía que quería ni lo que me gustaba. Si ya se, debería saberlo, ¿o no?. En fin me dedique a trabajar.

Volvían a mí, como decirlo mis cambios de ánimos; creo que sí, creo que podría llamarlo de esa manera. Empezaba a deprimirme más seguido, podría llamar a esta época,  “mi época oscura”, en la misma sentía un gran vacío, aunque siempre agradecí y agradezco a los buenos amigos que estuvieron y que están , en alguno u otro momento soportando mi ánimo errático e incomprensible, fui muy fatalista y dramática casi por decirlo más claramente patéticamente dramática.

Pero arriba ¡vamos! que aquí nadie ha muerto, así que si, así fue, seguí adelante dejando todo atrás. Y como no iba a ser de otra manera, conocí a alguien, esta es la parte por ahí más difícil, porque aunque seguimos juntos, hubo mucho dolor, pero también hay mucho amor; como verán no se le hace fácil a nadie. Es difícil escribir de alguien cuando todavía seguís con él, puede que sea susceptible a algunas frases o sentimientos que pueda plasmar acá.


APRENDER SEGUNDA PARTE...

Escrito por leticia79 04-03-2018 en personal. Comentarios (0)

Pero como uno no tiene mucho tiempo para sufrir hay que seguir; en aquel entonces era más sencillo, uno seguía teniendo de su lado la bendita juventud. Como para no perder la costumbre de lo incierto que era mi futuro, pase por todos los centros de estudios que figuraba en el haber, estaba bien no terminar, simplemente estaba abriendo el abanico de poder hablar de todo un poco, más que frustrante con lo poco que me conformaba, y ahí estaba de nuevo; el maldito cumpleaños, (de vuelta el circo de las meta y bla, bla) aunque quiero ser honesta en este punto, realmente me lo creía. ¿Y haber este año que va a ser?, haber, haber, así este año quiero ser abogada, y allí iba viéndome como en la película (vale el reproche). En fin, termine el año, y una excusa, dos excusas, y a la siguiente etapa.

Como todo no es sobre lo no resuelto, también es sobre las erradas casi catastróficas decisiones con respecto al amor, entre patéticas, tristes y algo violentas, puede decir que, en resumen: No solo son malas decisiones, sino que al parecer, una cree ser María Teresa y siente que puede cambiar el mundo, en realidad no es tan grande el concepto, simplemente cambiar al otro. Y ahí empieza otro camino, el no creer que está a la altura de la circunstancia, viendo hasta aquí, he sido complicada, y reconozco lo morbo en mí. Pero sin más que eso, también reconozco que eso me mantenía atrapada. Y, sin embargo, tampoco fue suficiente; y ahí volvemos de acá para allá haciendo de mi vida un boomerang, yendo y viniendo por el simple motivo de mantenerme en movimiento. Arrancaba con la etapa en la cual solo importaba yo, lo que quería yo, y nada más (por cierto esta es la etapa que menos me agrada), pero aunque esperen que me desgarre el alma simplemente voy a decir” Lo supere y seguí, me perdone y seguí”.

Volvemos a lo monótono y ahora ¿qué hago?, me vi experta en trabajar con discapacitados, tenía muchas ganas de ayudar. Arranque el profesorado en Nivel Inicial en simultaneo con Especial, ehhhh….. mucho niño, mucho jardín, una gran desilusión, en mis practicas notaba que la docente a cargo no disfrutaba su labor, menos esbozar una sonrisa en el rostro; he aquí me encontré cursando el segundo año, y al final de este quise ser honesta conmigo y me hice nuevamente la misma pregunta después de dos años ¿es esto lo que queres hacer toda tu vida? Y ahí mi respuesta fue más rápida. NO.

Perdí la cuenta, pero creo que pasaron un par de años más desde mi recibida del colegio Secundario, y un par de cumpleaños más.

Parte de lo bello de la vida es poder decir y sentir lo que a uno se le venga en ganas, así que no escatime en nada, tuve todos los estados de ánimos que se les pueda ocurrir, me sentí abatida, feliz, derrotada, frustrada, humillada, avergonzada, culpable, fea, linda, gorda, flaca, inútil, perseverante, quedada, invencible y también en lo más alto; más que seguro queda por ahí algunos adjetivos dando vueltas.

Caí, es muy fácil caer y más de una vez, algunas las hice en silencio y otras las hacía sentir; dependía el grado de atención que necesitaba. Continuaba sin saber cuál era el rumbo, tuve un paso fugaz por Obstetricia, casi tan fugas que de lo único que me acuerdo es de lo que pedaleaba para ir a los profesores a prepararme, un desastre, no fue tanto el examen que de paso cuento no entre por tres respuestas, sino porque en verdad no entendía nada. Se salvaron las parturientas de tenerme je je. Hay dios me encontraba perdiendo otro año más, pero porque no ser radióloga me dije y ahí fui, con mi postura avasalladora, me fue excelente mi primer año, todos los finales aprobados, pero a mediados del segundo año la cabeza no estaba en su lugar y el estudio ya no era un refugio. Mi vida en pareja se estaba yendo por una cloaca, pero lejos de sufrirlo, sentía un alivio. Creo que jamás quise casarme, en fin, no lo hice por mí; pero algunos sacrificios se hacen por algo más grande que nosotros mismo, si la verdad lo vi así; ¡un sacrificio!

Resuelto el tema de la mala decisión de dar el Sí. Soy una soñadora del casamiento, el vestido de blanco, la iglesia, la fiesta, en fin, lo que a la mayoría le gusta, no a todas, pero en el fondo tampoco sé si es lo que quiero.  Creo que realizaría una simulación y después de eso cada cosa en su lugar.

Así que llegando a ese mismo fin de año me separo y dejo la carrera para retomarla más adelante. ¡Había que crecer de una vez y trabajar!

Con 26 años me encontraba, más que pérdida, creo yo que ya era una falta de respeto la poca motivación por las cosas que tenía. Pero bueno tenía trabajo; ya tenía con que arreglármelas y por ende mi hijo. 


APRENDER......

Escrito por leticia79 04-03-2018 en personal. Comentarios (0)

Después de darle vuelta el tema, me decidí; con la ayudar siempre de alguien y un poco de decisión arranco este espacio, que no va a hablar de ciencias ni de cómo solucionar lo imposible, es sencillo es sobre mí y por ahí con algo de suerte de vos, ya que dado la cantidad de personas en el mundo la casualidad no existe, es simplemente matemático, más de uno siempre siente igual. ¿Como empezó esta idea? por la falta de motivación de las cosas! Cuando estaba por terminar la escuela creí saber a qué me iba a dedicar el resto de la vida, esa sensación me duro las vacaciones, un viaje al sur, y a la vuelta, lo único que sabía era que tenía que empezar. Como era prevista casi una premonición, abandone. La idea de seguir los pasos de mi hermana mayor había llegado a su fin. Y tenía que empezar de nuevo, a pensar que iba a hacer de mi vida. No podría ponerme a contar la cantidad de tiempo y años perdidos en (como explicarlo sin que suene cliché, nunca tuve ni siquiera cerca la idea de que hacer).   

En fin, había que seguir, y no tardó en llegar mi profesión de la vida, fui mama, (no sabía qué hacer, pero bueno es el proceso de aprender, y siempre fui buena en eso, aprendo rápido). La vida dio un vuelco increíble ya no dependía de lo que yo deseaba sino lo que me generara estabilidad, (en fin un fracaso tras otro ), lo que seguía estable y sincera era el mi hijo, que crecía al lado de su madre todavía inmadura. Se pierde el sentido a veces, luego se recupera cuando tocas fondo, y no queres caer más.                

Como sino fuera poco la pregunta se hacía presente de nuevo en mi ¿qué queres, que te gusta? (pregunta que no solo yo me hacía, sino que aquel familiar cercano preocupado, por un futuro incierto ). Ayyy la vida!! Dios !! Donde está el manual?

Pasaban los cumpleaños y me ponía nuevas metas, y ese segundo creía realmente que las lograría todas, (ese segundo donde crees que se cumplen los deseos, lo que dura en apagarse la vela de la torta). Y otro día nuevo comenzaba lleno de energía tal que podría avasallar todo aquello que se interpusiera entre mis sueños y yo, pero como todo, lo bueno dura poco, los días subsiguientes esa llama se apagaba, hasta como todos saben desparecer.!